Martes, 18 de diciembre de 2018. Año 9º
Tapa17_jpg

Año 3 Revista #17

Septiembre/Octubre

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzm0l2ltywdlbi5kuecixv0
martes 25/09/2012

Perfiles, Matías Albarracín

Albarra1

“Mi mayor desafío es alcanzar la final de un juego olímpico”
Matías Albarracín viene de una familia con una fuerte tradición hípica y hoy es uno de los referentes de la equitación en nuestro país. Desde muy chico comenzó a practicar este deporte
y actualmente forma parte de la elite de jinetes que representan a Argentina en los torneos internacionales.
En 2011 Matías vivió un gran año, ganó el premio Olimpia de plata, y tuvo una gran actuación en los juegos Panamericanos que se disputaron en la ciudad de Guadalajara, México, el jinete de City Bell obtuvo la clasificación para las Olimpiadas. Desafortunadamente una lesión en el tendón que sufrió su yegua P’CompadreBallycullenMaid lo obligaron a bajarse de Londres.
En una entrevista exclusiva con Matías Albarracín nos sumergimos en el mundo de la equitación y repasamos la historia de este jinete que a los 15 años hizo su debut en primera y que aún sueña con llegar a la final de un juego olímpico.
Naciste en Brasil, ¿a que edad regresaste a Argentina?.Nací en Curitiba, estado de Paraná, y vine a Argentina cuando tenía 4 años. Desde entonces siempre viví en City Bell.

¿Cuándo comenzaste a practicar este deporte?
Empecé a montar a los 8 años. Con algunos impaces, y compartiendo los caballos con el rugby, que se jugaba en equipo. Pero a los 10 ya elegí de lleno la equitación y al día de hoy nunca me alejé.

¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente?
En realidad nunca lo decidí. Se fue dando. A los 15 años ya saltaba en primera. Obtenía algunos premios que me permitieron ahorrar para comprar mi primer auto. Y así ví que mis ingresos provenían de ahí, y se podía continuar. Pero aun así estudié publicidad, me recibí y estoy abierto a hacer otras tareas. No me encierro en la equitación, y fueron muchos momentos, positivos y negativos, los que me dedicaron profesionalmente.

¿Vivís de este deporte?
Vivo de este deporte. Pero estoy atento a cualquier oportunidad ajena. Si hay chance de invertir en algo estudio ventajas y amenazas, y siempre es una opción.

¿La equitación es un deporte riesgoso?
Para nada. A veces nos sorprendemos de la benevolencia de los caballos. Tienen piedad por nosotros. Perciben si tienen que proteger al de arriba, y la altura de la que uno puede caer se torna insignificante. Cualquier deporte predispone el físico. Lo riesgoso, en cuanto a salud o bienestar es no hacer deporte.La equinoterapia, es el exponente más claro, y la mejor respuesta a tu pregunta.

¿Algún golpe que te haya marcado?
Físico ninguno. Los golpes los recibo siempre. Y son anímicos si algo no funciona. Me marcan pero me sirven para seguir.

¿Cualquiera puede practicarlo?
Por supuesto. Solo hay que saber las limitaciones, pero no limitarse. Alguien de 3 años y otro de 75, pueden. Sólo deben tener conciencia de qué manera practicarlo.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de formar parte de una familia hípica?
Desventajas no habría. Lo único es que es difícil montarse a un caballo de elite, y montar a 3 siempre se hizo difícil, entonces son pocas las veces que nos encontramos compitiendo en el alto nivel a la par.
Las ventajas son innumerables. Cada uno da su parecer. Cada uno puede darle algo distinto a un mismo caballo. Y entre los 3 somos una misma empresa que tiene el mismo fin para poder subsistir y seguir dedicándonos a lo que nos gusta.
Teniendo un padre tan reconocido en este deporte, ¿te costo abrirte tu propio camino?
Hay dos respuestas. Una seria que si. Pues la gente podría no individualizarte, y no darte un caballo porque no quieren perder la potestad. Se sienten sin chances de opinar si esta mi padre enfrente, y eso no les gusta. Por otro lado, en cierta medida lo he logrado, y en cierta otra, nunca quise abrirme un camino diferente o distanciado del de mi padre.
Los tres compiten en la misma categoría. ¿Hay competencia entre ustedes?
Sana, pero la hay. Sin competencia nunca se puede mejorar en ningún aspecto de la vida. Sin tener rivales uno se aburguesa en un instante.
A nivel nacional ¿cuál es el torneo más exigente?
El concurso del Haras el Capricho. Porque vienen extranjeros de gran nivel, los premios son muy jugosos, y allí nadie se guarda nada, y se prepara con antelación porque sabe que salva el año con buenos resultados allí.

¿Cómo se posiciona el Gran Premio de City Bell, en el calendario hípico nacional?
Es uno de los Grand Slam de argentina. Junto otras 7 competencias anuales. Incluso el de los dos más importantes del primer semestre.

¿Tu mayor desafío a nivel internacional?
Saltar una olimpiada y llegar a la final.

¿Quiénes fueron tus maestros?
Aún lo son. Daniel Boragina. Oscar Fuentes, mi Papá e internet. Con las facilidades que hay hoy no puedo darme el lujo de no estar actualizado, de ver a los mejores e intentar copiar algo.

¿Por qué no pudiste viajar a Londres?
Mi yegua, que esta vez si tenia el nivel para participar, se lesiono a principios de este año, y no llegaba en forma para encarar semejante compromiso.

¿A nivel mundial como se posiciona Argentina?
No es desconocida, y eso ya es bastante. Pero en Europa nos superan casi todos los países y en América estamos por encima de algunos pocos. Hay que mejorar mucho, pero la ubicación geografica, y nuestra economía son obstáculos difíciles de sortear.
En el polo los jinetes son muy requeridos en el exterior, ¿pasa lo mismo con la equitación?
No. En el polo son los mejores del mundo, y el marketing hace que quieran a las figuras. Estoy seguro que en otros lugares del mundo hay jugadores buenos como acá y mucho mas baratos, pero para el show es mas rentable los argentinos.
En equitación pasa lo mismo, hay millones de jinetes por todo el mundo. Pueden llevar de acá como de cualquier lugar más cercano. Solo estamos por delante de ellos cuando quieren pagar menos de lo básico racional.

Versión IMPRESA

Para ver entre las notas publicadas en la versión impresa haga clic aca

Notas

Auspiciantes

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyzl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzgvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze1l2ltywdlbi5nawyixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqyl2ltywdlbi5wbmcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzcvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi2l2ltywdlbi5kuecixv0